top of page
  • info593312

¿Dónde te refugias?



“En ti, oh Señor, he esperado; no sea yo confundido para siempre. Seme por peña de fortaleza, adonde recurra yo continuamente; has mandado que yo sea salvo; porque tú eres mi roca, y mi castillo. Porque tú eres mi esperanza, Señor Dios; seguridad mía desde mi juventud.” Salmos 71:1,3,5


A veces creo que el tiempo ha pasado demasiado rápido, parece que fue ayer cuando la vida se veía inagotable. Pero hoy me doy cuenta que no importa cuánto intentemos detenerla, ella pasa inexorablemente: "porque pronto pasa y volamos "El problema es que a veces nos sentimos desprotegidos, casi sin fuerzas y los recursos parecen escasos o inadecuados.El salmista en el Salmo 71 expresa, sin embargo, un testimonio de la fidelidad de Dios y la esperanza del hombre que es muy necesario considerar. Es de suma importancia reconocer quién es o ha sido nuestro refugio y nuestra roca en momentos de gran necesidad. El mundo en que vivimos nos enseña que podemos depender de nosotros mismos, que no necesitamos a nadie y hasta dejar de lado la gente que parece que nos estorba; a enfrentar todo con la certeza de que sí podemos si nos lo proponemos. En la actualidad, esta es una filosofía de vida que algunos están adoptando. Otros, al igual que lo hizo David, aseguran que siempre han esperado en el Señor y por lo tanto no necesitan vivir en confusión o en vergüenza.

Si somos sinceros, todos tenemos que reconocer que ha habido momentos en los que hemos vivido confiados en nosotros mismos, en nuestros recursos y habilidades; y como resultado hemos sido avergonzados. ¡Qué triste fue vernos a nosotros mismos fracasar porque pensábamos que todo lo podíamos y que no necesitábamos ayuda, para al final ver que estábamos confundidos!Algunos tienen a Dios como al genio de la botella, a quien buscan sólo en caso de gran necesidad, y luego de recibir lo que les da lo vuelven a embotellar hasta la próxima dificultad.

¡Qué diferencia existe cuando recurrimos al Señor continuamente! Cuando en la madrugada clamamos a Él,  lo hacemos al mediodía y también a la noche.Qué resultado diferente sucede cuando realmente creemos en Él y corremos a su encuentro, "porque el justo correrá a Él y será levantado! "No importa adonde usted y yo estemos, no importa lo desesperante que sea la situación, o lo imposible que resulte nuestro caso, si Dios es nuestra peña de Fortaleza, nuestra Roca, nuestro Castillo, ¡Él será nuestra seguridad!Yo creo que Job hacía alusión a esto, cuando en medio de una prueba imposible dijo: "aunque Él me matare, yo confiaré en Él!"Hoy, el Señor nos da la oportunidad de esperar y confiar en Él.Y su paciencia no se ha agotado, aún nos sigue esperando a ti y a mí...Pacientemente espera que corramos a sus brazos y nos refugiemos en Él. Quiera el Señor que lo hagamos hoy.¡Hasta que todos oigan!


Eliezer D. González 

Ministerios Luz Cristiana Internacional 

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page